Relatos identitarios

La mayoría de estilos musicales del pop pervive gracias a las ideas que hay construidas a su alrededor. Puede que la mayoría de los estilos musicales que nos quieren decir algo nuevo o subvertir el orden impuesto, surjan como una chispa genuina y dejen una huella aparentemente imborrable en la cultura, pero en cuanto se convierte en movimiento también comienza envolverse en el glamour de la redacción de su propia historia, una especie de modelado de esa materia informe para propios y ajenos.

De este modo, cuando nos afiliamos a un género o estilo, consumimos la música pero también sus historias. En ese reducto de mente tribal que aparece en nuestra juventud, son precisamente estos relatos los que más se prestan al utilitarismo en función de intereses propios. Hay quienes continúan practicándolo aún en la edad adulta, como una constante declaración de principios lanzada al universo a quien pueda interesar, un relato identitario que nunca supera la adolescencia y, por tanto, continúan execrando todo lo que no cumpla con ciertos requisitos de supuesta legitimidad. Y todo eso a partir de unos compases que un día alguien decidió apuntar en un papel o grabar en algún soporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.